ADAPTABILIDAD


Pastor Guillermo Pacheco

En nuestra vida, ¿cuantas veces nos vemos en la necesidad de adaptarnos a los cambios? Muchas veces, pero realmente pocas veces nos sentamos a pensar en ese proceso que conocemos como adaptabilidad…

Dios nos diseñó con la capacidad de adaptarnos, aun cuando no lo creamos… Sino piensa en esto, ¿cuantas veces te has tenido que adaptar? Piensa cuando fue la ultima vez que te tocó hacerlo… ¿Has conocido ejemplos de como personas que, no desarrollan esa capacidad de adaptarse, pierden extraordinarias oportunidades?

Una de las cosas que nos limita muchas veces para que podamos crecer en nuestra capacidad de adaptarnos es estar recordando lo que hicimos o no hicimos y eso nos limita a desarrollar esa capacidad de adaptabilidad que Pablo ya describió tan perfectamente en Romanos 12:2 cuando nos pide que: “No se adapten al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta”…

Él ya sabia que por los humanos por naturaleza tienen ese poder que nos ha sido dado por Dios: LA CAPACIDAD DE ADAPTABILIDAD y que la necesitamos para conocer la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios en nuestras vidas…

Wow! eso es tremendo… Tenemos un poder de reinventarnos cada cierto tiempo y el mundo actual nos demanda justamente eso… Véanlo en la lucha de los celulares, hay una adaptación tan rápida, que cuando sale el nuevo celular, poco tiempo pasa para aquellos que no lo cambian se sientan tan desadaptados a la nueva tecnología…

Cuando desconocemos la capacidad que tenemos para adaptarnos, estamos desconociendo la misma naturaleza de nuestro Padre, que ser un creador demanda de sus hijos una capacidad de adaptabilidad grande, porque los cambios se están sucediendo muy rápidamente, y eso nos hace perder el rumbo que debemos seguir, el propósito que Dios ha determinado para nuestras vidas…

Desde que nacemos, nuestra primera acción de adaptarnos es salir del vientre materno para donde comíamos directamente del cordón umbilical de nuestra madres, que proveía el alimento en el momento oportuno, a comer de un modo totalmente distinto… Y te tocó adaptarte a un medio ambiente distinto, a comer de otra forma, a relacionarte de otra forma, y a crecer en un medio ambiente que exigió tu adaptabilidad…

Yo creo que las promesas de Dios están condicionadas a nuestra adaptabilidad. ¿Sabes por qué? Por que siempre las promesas de Dios te van a llevar más allá, a un nuevo nivel, a un nuevo escenario, a un nuevo lugar, a una nueva forma…

Así que pensar y diseñar futuro requiere que apliquemos nuestra adaptabilidad; eso nos demanda que nos reinventemos constantemente para reencontrarnos con Dios de diversas maneras, para descubrir dones y capacidades que nos sabíamos que están dentro de nosotros

¿Sabes que cada medio ambiente tiene una exigencia en tu adaptabilidad? Y que Dios te dio la capacidad de adaptarte, porque cuantas veces hemos esperado que la gente y el medio que está a nuestro alrededor sea el que se adapte a nosotros, ignorando muchas veces que esa terquedad de no adaptarnos no nos permite avanzar, y es la que no nos permite ver la promesas cumpliéndose en nuestra vida, porque las promesas de Dios tienen una exigencia de adaptabilidad, porque te van a llevar a un nuevo lugar, a un nuevo escenario, a una nueva vida, y eso exige que te adaptes…

El pueblo de Israel con Josué, entró a la tierra prometida, venían del desierto, venían de hacer las cosas de una manera, de comer de una forma, de vivir en carpas y ahora a vivir en casas, de relacionarse de una forma diferente, en pocas palabras venían de vivir de una manera, y todo iba a cambiar de repente. De la noche a la mañana todo cambió para ellos. Les exigió a ellos una nueva manera de vivir, se debería de adaptar a una tierra a la cual le deberían de sacarle el fruto, y ya no recibir al estirar la mano el alimento, que en forma de maná les era proveído diariamente por Dios en el desierto, y para esto tenían que aprenderlo cómo hacerlo, para lo cual debieron de dedicar un tiempo desarrollando esa capacidad de adaptarse en las llanuras de Jericó… Y de ese aprendizaje, comieron y disfrutaron la pascua, una celebración que no habían podido hacer durante los 40 años de travesía por el desierto y para lo cual tenían que adaptarse a esa celebración, ofrendaron a Dios y su relación con Dios cambió también… se pueden ustedes imaginar que cambio mas grande al que se tenían que adaptar en su vida espiritual… porque ellos seguían a la presencia de Dios, iban donde Dios iba, pero ahora Dios iría donde ellos lo llevarían…

Otra cosa a considerar es que su oración en el desierto, era muy distinta a la que ahora en la tierra prometida deberían de hacer, porque ellos sabían una forma de conquistar pero Dinos les tenia reservada otra manera de hacerlo…

Incluso la manera como cruzaron el río Jordán fue diferente a como sus antepasados cruzaron el mar Rojo, esa fue una de las primeras cosas con las que Josué tuvo que adaptarse…

En estos días de fin de año pide que tu capacidad de adaptación sea fortalecida y que puedas hacerlo en los diferentes ambientes donde te mueves… Que tal si hoy podemos cambiar nuestra oración y poner la adaptabilidad como una de las características de las oraciones del ultimo mes del año, para que podamos adaptarnos a las exigencias que el entorno nos ponga durante el 2018, en la iglesia, la familia, el trabajo, etc… Señor danos la capacidad de que crezcamos en nuestra capacidad de adaptabilidad…

Josué tuvo que desarrollar en poco tiempo esa capacidad de adaptabilidad… Por eso en los primeros 9 versículos del Libro de Josué, encontramos un efectivo ejercicio de coaching divino, donde el coach era Jehová y el coachee era Josué… Porque tuvo que hacer eso Jehová con Josué, porque necesitaba hacer que Josué entendiera que venía una nueva época, que estaba entrando a un periodo de tiempo de conquista, pero que las estrategias a utilizar no eran las que él conocía sino que eran las que Jehová pondría en sus manos… Imagínense que grado de adaptabilidad tuvo que desarrollar Josué par poder liderar esa transición del pueblo de Israel: llevarlos del desierto a la tierra prometida, donde estaban cambiando todas la cosas que ellos concitan, incluyendo la manera de relacionarse con Dios…

Tuvo que aprender a relacionarse con lo nuevo, como lo que nos muestran los últimos versículos del capítulo 5 (13-15), cuando se encuentra con nada más y nada menos que “el Comandante del Ejército del Señor” (v. 14), y le enseña que debería entender como era la tierra a la cual estaba entrando “santa”, pero lo que hizo que lo ilógico del momento fuera lógico a la mente de Josué, fue su obediencia, ya que el v. 15 al final dice que “Josué hizo lo que se le indicó”…

Si tu quieres ese poder de adaptabilidad que viene de lo Alto para cada uno de nosotros, sabes cual es la manera: OBEDECER cómo lo hizo Josué, porque él no iba a perder esa oportunidad de ir a esa nueva tierra, por no obedecer…

A que nueva tierra te llevará el Señor este 2018: en lo espiritual, lo familiar, lo laboral, lo profesional, lo académico… Debemos desarrollarla bajo la guía, dirección y unción del Espíritu Santo para que podamos ser de bendición, no solo para los nuestros, sino para todo aquellos que necesitan en este país, fortalecer su capacidad de adaptabilidad y ver las promesas de Dios para nuestras… Debemos poner conocer nuestro entorno el saber que estamos en un entorno muy estratégico…

Entradas destacadas
Entradas recientes
Aún no hay ninguna entrada publicada en este idioma
Sigue en contacto...